TOP
La célebre Hofbräuhaus

Qué ver en Múnich en tres días

Dicen que para conocer una ciudad hay que andarla y Múnich es el destino ideal para confirmarlo. A continuación, te proponemos una ruta (con alternativas) para recorrer Múnich en tres días sin que te falte de nada: un poco de historia, un poco de arte, un poco de aire libre, un poco de tradición y mucho, mucho encanto.

Tras publicar sendos posts sobre qué ver en Múnich en uno y en dos días, nos proponemos ahora orientar a los viajeros que decidan que quieren sumergirse a fondo en la ciudad, para lo que recomendamos invertir tres días completos. Aquí nuestra propuesta íntegra.

Primer día:

 

columna de maría, qué ver múnich tres días, marienplatz

Columna de María en Marienplatz, con Neues Rathaus y torres de la catedral, de fondo

 

Si acabas de aterrizar en Múnich, y es tu primera vez, lo mejor será que empieces por el centro histórico. Te proponemos que inicies el paseo matinal en Marienplatz (plaza de María), el corazón del casco antiguo de la ciudad. La virgen María, sobre una columna de mármol (Mariensäule), sobresale en el centro de la plaza. Aquí verás dos edificios emblemáticos: el Ayuntamiento viejo (Altes Rathaus) y el nuevo (Neues Rathaus), que guarda en su torre el popular carrillón. Por cierto, ponte la alarma a las 11h, las 12h, y también a las 17h si vienes en verano, para poder disfrutar del reloj con sus figuras y campanas en funcionamiento. Junto a la plaza se encuentra la parroquia más antigua de la ciudad, San Pedro. Dedícale unos minutos y entra, la iglesia atesora en su interior la obra de algunos de los artistas más celebrados de Baviera (Erasmus Grasser, Ignaz Günther, Johann Baptist Zimmermann o Egid Quirin Asam).

Desde San Pedro, y tomando la calle Sendlinger, llegarás a la Asamkirche, obra cumbre del barroco bávaro construida por los hermanos Asam. La mañana es tiempo de mercado, así que acércate hasta Viktualienmarkt, uno de los sitios preferidos de los muniqueses.

Bordeando la plaza de María, llegarás hasta la cervecería más popular de la ciudad (¡la que está en todas las guías!): Hofbräuhaus am Platzl. Entra para disfrutar del ambiente, del bullicio, de la música y, por supuesto, de una de las cervezas autóctonas de Múnich. Nacida para abastecer a la corte, la cervecería Hofbräuhaus es una de las paradas imprescindibles en el centro de la ciudad.

No termines la mañana sin llegar hasta la catedral, la Frauenkirche. Esta iglesia gótica de tres naves fue construida a final del siglo XV y sus torres son un emblema de la ciudad. Seriamente dañada por los bombardeos durante la Segunda Guerra Mundial, la catedral fue reconstruida después de la guerra como casi todos los monumentos más significativos del centro de Múnich. Entra, deja envolverte por el ambiente de su interior y no te pierdas las fotografías del antes y después de la guerra colgadas al lado del portal principal, son el testimonio de la historia reciente de esta ciudad. Si te gustan las iglesias y los contrastes, camina cinco minutos más por la calle Neuhauser hasta San Miguel, la iglesia jesuita construida a final del siglo XVI como emblema para combatir la Reforma del Luteranismo.

Ahora sí, ha llegado el momento de que disfrutes de un descanso de mediodía. En el post Tres restaurantes típicos en el centro de Múnich con carta en español, encontrarás algunas recomendaciones sobre dónde poder disfrutar de una comida en esta zona al más puro estilo bávaro.

La célebre Hofbräuhaus

La célebre Hofbräuhaus

Por la tarde, te proponemos que no te alejes del centro y que te sumerjas un poco más en la historia local de la ciudad y de Baviera. Desde la calle Residenz llegarás hasta la plaza llamada Odeonsplatz, flanqueada por la iglesia barroca de los Teatinos (Theatinerkirche), el pórtico de la Feldherrnhalle y la fachada de la Residenz. La Residenz es el palacio real de la familia Wittelsbach, la dinastía de duques, príncipes electores y posteriormente reyes que gobernó ininterrumpidamente Baviera desde el siglo XII hasta el final de la Primera Guerra Mundial en 1918. La visita del interior del palacio es el complemento perfecto al paseo que has hecho esta mañana por el centro. Podrás hacer un recorrido comentado con una audioguía en español disponible en la entrada. No debes perderte la Galería de los Antepasados (con el árbol genealógico de la familia Wittelsbach y los retratos de sus gobernantes), el Anticuario (una espectacular sala renacentista), la capilla y habitaciones opulentas, la iglesia de la corte, el teatro Cuvilliés y la cámara del tesoro de los Wittelsbach. Acuérdate siempre de revisar antes los horarios de apertura, son diferentes en temporada de verano e invierno.

Segundo día:

Hoy cambiamos de barrio y empezamos la jornada en la plaza del Rey (Königsplatz). Podrás llegar a ella andando, si tu hotel no está lejos de la Estación Central de trenes, o en metro (U2). Esta monumental plaza es el homenaje que el rey Luis I dedicó a la Roma y Grecia de la Antigüedad: los Propileos de frente, la Gliptoteca a un lado (cerrada por obras durante 2019) y la Colección Estatal de Arte de la Antigüedad (Staatliche Antikensammlungen) en el otro. Te encuentras en el Distrito del Arte o Kunstareal de Múnich. Dejando atrás la plaza, aparecen dos edificios gemelos de arquitectura nazi que no pasan desapercibidos: a la derecha, la antigua Central Administrativa del Partido Nacionalsocialista (hoy Instituto de Cultura y Arqueología clásica asociado a la universidad de Múnich) y a la izquierda, el antiguo Edificio del Führer (hoy Academia Superior de Música y Teatro). Durante los años del nazismo en Alemania, este barrio se convirtió en el enclave principal del partido nacionalsocialista, en este distrito se ubicaron los edificios más importantes del gobierno de Hitler en Múnich.

Si te interesa descubrir la evolución y rastro del nazismo en la ciudad, te recomendamos que visites con tiempo el Centro de Documentación del Nacionalsocialismo, inaugurado en 2015.

Si, en cambio, eres más aficionado al arte, estás en el lugar adecuado. Elige tú mismo dónde entrar y qué ver, la selección de Pinacotecas y museos en esta zona es numerosa y muy variada:

  • Alte Pinakothek: el arte desde la Edad Media pasando por el Renacimiento, el Barroco y hasta el Rococó. El Siglo de Oro español tiene también su espacio con una pequeña selección de obras de Velázquez, Murillo, El Greco, Ribera y Zurbarán.
  • Neue Pinakothek: el lema de este museo es “desde Goya hasta van Gogh” y recoge obras del Clasicismo al Impresionismo, pasando por el Romanticismo o el Jugendstil alemán.
    *La Neue permanecerá cerrada al público por obras, como mínimo, hasta 2025
  • Pinakothek der Moderne: uno de los museos más grandes de arte, grafismo, arquitectura y diseño de los siglos XX y XI.
  • Museo Brandhorst: segundo museo de arte contemporáneo inugurado en 2009.
  • Lenbachhaus: una espectacular colección del movimiento artístico del Jinete Azul, expresionismo alemán con obras de Kandinsky, Franz Marc y Paul Klee entre otros.
  • Museo Egipcio

El arte quizás te haya abierto el apetito, es un buen momento para hacer una pausa de mediodía.

Por la tarde cambiamos de tercio y escenario y te proponemos que hagas un paseo al aire libre. La zona de las Pinacotecas queda muy cerca de la callle de Schelling, que te lleva hasta la Universidad. Toma la Veterinärstrasse hasta llegar al Englischer Garten o Jardín Inglés, el pulmón verde de la ciudad, el parque más grande de Múnich (con una extensión de más de 370 hectáreas) y lugar preferido de los muniqueses para disfrutar de un paseo, a pie o en bici, en cualquier época del año. Si vienes en verano, acércate a uno de los jardines de cerveza (biergarten) más grandes y concurridos de la ciudad: el de la Chinesischer Turm (Torre china). Siéntate para disfrutar de una cerveza o un refresco rodeado de la frondosidad del parque. Muy cerca de aquí se encuentra la famosa ola de surf, ¡no te la pierdas!: resulta una estampa curiosa ver cómo los surfistas más atrevidos, envueltos en trajes de neopreno, plantan cara a la corriente del Eisbach (canal de hielo). Desde el puente sobre el pequeño canal estás muy próximo a la zona del centro, podrás llegar andando a Marienplatz y acabar allí el recorrido.

ola de surf, englischer garten, qué ver en múnich en tres días

Ola de surf en el Eisbach, Englicher Garten

Tercer día:

Para hoy hemos reservado la visita a una de las joyas de la ciudad: el Palacio de las Ninfas (Schloss Nymphenburg). La residencia de verano de la familia Wittelsbach empezó a construirse a mitad del siglo XVII por encargo del Príncipe Elector Fernando María de Baviera como regalo a su esposa, Enriqueta Adelaida de Saboya, tras quedarse embarazada del futuro príncipe heredero Maximiliano Emanuel. El palacio fue creciendo y ampliándose con los años y cambiando también su estilo en función de las modas y tendencias del momento. Hoy es un complejo espectacular, compuesto por varios pabellones y galerías, rodeado de un gran parque abierto al público y que merece ser paseado si el buen tiempo acompaña. La visita del interior del palacio es imprescindible: la gran sala de fiestas (Festsaal), la galería de las bellezas (Schönheitsgalerie) del rey Luis I, el dormitorio donde nació Luis II y los numerosos cuadros de la familia, te acercarán un poco más a la historia de la dinastía de los Wittelsbach. Un último consejo antes de irte: haz una visita corta al pequeño Museo Marstall anexo al palacio, las espectaculares carrozas de Luis II merecen la pena y quedarán seguro en tu recuerdo.

Palacio de Nymphenburg

En la zona de la plaza Rotkreuzplatz podrás hacer un pequeño descanso y buscar el metro para afrontar el último tramo de tu visita.

A la salida de la estación Olympiazentrum (metro U3), encuentras la zona del Parque Olímpico a un lado, y las instalaciones de BMW al otro. Coincidiendo con las Olimpiadas de 1972, BMW proyectó en este emplazamiento la construcción de su torre principal de oficinas, imitando la forma de los cilindros de un motor, y el Museo BMW. Si no eres un experto aficionado al motor, te bastará con dar una vuelta por el espacio abierto y gratuito del BMW Welt (Mundo BMW). El edificio contemporáneo, inaugurado en 2007, es una amplia exposición de los últimos modelos de la marca y un paseo agradable con posible parada en alguna de sus cafeterías o en la tienda BMW.

Por el puente peatonal que cruza uno de los anillos de circunvalación de la ciudad, llegarás al Parque Olímpico, un espacio verde y abierto a la ciudad. Las instalaciones que acogieron los Juegos Olímpicos de verano de 1972 fueron en su momento muestras de arquitectura de vanguardia y hoy son espacios en uso. En días con buena visibilidad, las vistas sobre la ciudad desde la Torre Olímpica, con un mirador a casi 190 m de altura, son espectaculares.

Olympiapark desde el mirador situado en la colina, con la Torre Olímpica de fondo

Y hasta aquí tu visita a Múnich en tres días. No te pierdas en breve la propuesta en Qué ver en Múnich en cuatro días (próximamente), donde añadimos la excursión a los castillos de Luis II. Esta visita es intercambiable por cualquiera de las rutas que te hemos sugerido en este artículo. Si te apetece cambiar un día de ciudad por el paisaje de los Alpes, no dudes en consultar ese itinerario.

Si dispones de menos tiempo, te recomendamos los posts Qué ver en Múnich en un día y Qué ver en Múnich en dos días.

Más información:

Puedes adquirir aquí el eBook (en formato pdf) Múnich, una guía que nació muniqueando. No incluye esta ruta concreta, pero sí varios itinerarios a pie por Múnich y señalizados con mapa.

¿Te gustaría hacer una visita guiada con Raquel? Escríbenos a info@bayernamedida.com.

Filóloga, editora y guía de Bayern a medida

Deja tu comentario