Palacio de Nymphenburg

Antigua residencia de verano de la familia real de Baviera, el palacio de Nymphenburg es en realidad un enorme y ecléctico complejo de estilo barroco (s.XVII) que alberga varios museos y un inmenso jardín de tipo inglés salpicado de pabellones.

Detalle de la fachada principal

Construido a finales de siglo XVII como residencia veraniega para la familia real de Baviera, los Wittelsbacher, el Schloss Nymphenburg, o Palacio de las Ninfas, es un majestoso palacio barroco que hoy en día ha quedado enclavado en pleno casco urbano de Múnich.

Se trata de uno de los complejos palaciegos más grandes de Europa, principalmente por la extensión de sus jardines, así como uno de los principales atractivos turísticos de la ciudad. Según estimaciones oficiales, unas 300 000 personas lo visitan cada año.

Vista exterior, en invierno

Vista exterior, en invierno

nymphenburg_schloss_digital_cat_CC

Palacio de Nymphenburg

Historia
El primer pabellón, y elemento central del palacio, fue inaugurado hacia 1680. El príncipe elector Fernando María de Baviera y su esposa Enriqueta Adelaida de Saboya habían encargado en 1664 la construcción de un palacete al arquitecto italiano Agostino Barelli. El encargo se realizó dos años después del nacimiento del heredero, Maximiliano (II) Manuel.

Barelli, quien había realizado unos años antes la iglesia de los Teatinos en Múnich, se basó en una villa en forma de cubo diseñada anteriormente para la familia real de Saboya.

Maximiliano II Manuel (gobierno: 1680-1726) fue quien reformó y amplió la villa en primer lugar, hasta transformarla en un palacio barroco de estilo afrancesado. El arquitecto Enrico Zucalli, quien había intervenido en los palacios de Schleissheim, fue el encargado de las obras, a partir de 1701.

De esta época, bajo la influencia del arquitecto y paisajista Joseph Effner, data la concepción de los jardines. En un primer momento, fueron de estilo francés. Effner diseñó además sus delicados pabellones barrocos: el Pagodenburg (1719) y el Badenburg (1721).

Durante el mandato de Carlos VII Alberto (gobierno: 1726-45), emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Nymphenburg tuvo un nuevo impulso. El último pabellón de los jardines, el Amalienburg (1739), fue diseñado por el francés François de Cuvilliés.

A la muerte de Carlos VII, Maximiliano III y Carlos Teodoro impulsaron nuevas reformas, en la segunda mitad del siglo XVIII. De esta etapa data la reforma de la denominada Festsaal, o Sala del Festival (también conocida como Sala de Piedra). El pintor y escultor Joseph Baptist Zimmermann, autor de los frescos de la Wieskirche, decoró esta majestuosa sala de estilo rococó. En el centro del fresco, aparece pintada la diosa Flora rodeada de ninfas, en una clara alusión al palacio.

nymphenburg_festsaal

Pinturta mural en la Festsaal, con Flora como protagonista

Ya en el siglo XIX, durante el reinado de Luis I (de 1825 a 1848), el jardín tomó su aspecto actual, pasando de una instalación barroca a convertirse en un parque de estilo inglés, casi un bosque.

Tras el final de la monarquía en Baviera, en 1918, el palacio pasó a manos del Estado de Baviera, que es quien hoy ostenta la titularidad del lugar y quien lleva a cabo su explotación con fines turísticos y recreativos.

Palacio y salas de referencia

nymphenburg_planta

Planta del cuerpo principal. /NYMPHENBURG SCHLOSS

El cuerpo principal del palacio de Nymphenburg se compone de varios pabellones cuadrados unidos entre sí por galerías rectangulares. El ala norte es resultante de las primeras ampliaciones y en ella encontramos dependencias de duques y príncipes electores de Baviera pertenecientes al siglo XVIII.

El ala sur es posterior y se identifica principalmente con la etapa del reino de Baviera, de 1806 a 1918. La primera dependencia de Nymphenburg se ubica en el centro, donde encontramos además la sala más majestuosa: la Festsaal.

Al margen de esta, especialmente simbólicas son dos estancias de la parte sur. Por un lado, la denominada Galería de Bellezas de Luis I (Schönheitengalerie). Aquí encontramos los retratos de 36 mujeres consideradas por la corte del rey las más bellas de su tiempo. Entre estas, la conocida como Lola Montez, una bailarina irlandesa cuya influencia sobre Luis I desembocó en la revolución estudiantil de 1848 y la posterior abdicación del monarca.

nymphenburg_lola_montez

Lola Montez

Por otro lado, unos metros más allá se halla la habitación en la que nació el rey Luis II de Baviera, el 25 de julio de 1845. A la postre, sería el último monarca de una Baviera independiente y uno de los personajes más célebres de la historia bávara. Especialmente, se le recuerda hoy por ser el impulsor de los palacios de Neuschwanstein, Linderhof y Herrenchiemsee.

nymphenburg_dormitorio_luisII

Dormitorio donde nació Luis II

Museo de porcelana y establos
En una de las alas laterales de Nymphenburg, fuera del cuerpo principal, se encuentra un interesante museo relacionado con la familia real bávara. Se trata del Museo Marstall (Caballeriza), donde se conserva una curiosa colección de carruajes históricos usados por los Wittelsbacher a lo largo de los siglos.

Entre los carros que se exponen, el que uso Carlos VII Alberto al ser coronado emperador o varios de los que mandó construir el rey Luis II de Baviera para sus desplazamientos por los Alpes. También varios trineos, de estilo rococó.

nymphenburg_carruajes_luisII

Carruajes de Luis II

En el mismo edificio, en la primera planta, se expone una colección de piezas de porcelana, todas ellas pertenecientes a la factoría de Nymphenburg. Esta nació vinculada a la misma familia real de Baviera.

Jardines
Los jardines, de libre acceso, son en realidad un parque urbano de 800 000 metros cuadrados, salpicado de pabellones barrocos, para los que sí se necesita entrada. Conviene saber, además, que únicamente permanecen abiertos al público en verano.

Museos y visitas
El Palacio de Nymphenburg está abierto al público durante todo el año, si bien los horarios se reducen sensiblemente durante los meses de temporada baja. Ubicado en el distrito de Neuhausen-Nymphenburg, está integrado en el casco urbano y es posible acceder al mismo a través de la red de transporte público.

El ticket combinado, que cuesta 11,5€ en temporada de abril a octubre y 8,5€ el resto del año, permite visitar todas las atracciones de Nymphenburg. Esto es: el palacio en sí mismo y el Marstallmuseum. En la temporada veraniega, también los j los pabellones de los jardines: Amalienburg, Badenburg, Pagodenburg, y Magdalenenklause.

Si se quiere ver solamente el palacio principal, la entrada cuesta 6€, mientras que los pabellones o el Marstallmuseum se ofrecen por 4,5€. Hay descuentos para estudiantes, pensionistas, etc.

Los horarios de visita son diarios, de 9 a 18 horas de abril al 15 de octubre. El resto del año la apertura se retrasa a las 10 de la mañana y el cierre se adelanta a las 16 horas. Cierran en algunos festivos religiosos, por lo que conviene revisar su web.

Fachada principal

 

Más información:

Schloss Nymphenburg 1

Web oficial del Schloss Nymphenburg: www.schloss-nymphenburg.de

Muniqueando: Parque de Nymphenburg

Muniqueando: Museo de carrozas y porcelana en Nymphenburg

Transporte público:
U-Bahn U1. Parada en Rotkreuplatz, conexión con tranvías 12 y 17. Parada en Schloss Nymphenburg

*primera actualización 2013; última actualización, 30 de diciembre de 2015

Anuncios

  1. ana garcía de oteyza

    están abiertos al publico los jardines del palacio nymphenburg el sábado 15 de abril?

  2. Melisa Janet Martinez

    Se pueden comprar las entradas online? en qué pagina?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: