TOP
planes múnich con niños

Diez superplanes para hacer en Múnich con niños

Para disfrutar de un viaje en familia, a veces hay que hacer malabarismos para conseguir combinar actividades que sean del agrado e interés de mayores y niños. Múnich te lo pone fácil. Accesible, acogedora y cómoda de recorrer, la ciudad y sus alrededores ofrecen un poco de todo y para todas las edades: desde museos, parques, miradores o iglesias, hasta un estupendo zoo y un conocidísimo estadio de fútbol.

Pensando en los más pequeños, te proponemos a continuación diez superplanes para disfrutar de Múnich si vas a viajar con niños:

1. El mirador de la iglesia de San Pedro

Mirador de la torre de San Pedro

En la parroquia más antigua de la ciudad, originaria del siglo XII, se encuentra el mirador de la torre de San Pedro, también conocida como Alter Peter (el viejo Pedro). Con niños no muy pequeños, resultará divertido subir hasta lo más alto de la torre, más de 300 escalones a pie (ojo, ¡no hay ascensor!) hasta alcanzar la cima. Desde la plataforma de la torre la vista panorámica del Skyline de Múnich es imprescindible, en días con buena visibilidad se pueden ver hasta los Alpes.


 

2. El carrillón de la torre del Ayuntamiento nuevo

carrillón

Carrillón de Múnich. /@miguellglcfoto

Muy cerca de la iglesia de San Pedro, en la céntrica Marienplatz, se encuentra el Ayuntamiento nuevo de Múnich. Un edificio imponente, acabado de construir en 1905, que alberga en su torre el famoso carillón. Puntualmente a las 11h y 12h, y de marzo a octubre también a las 17h, el carillón se pone en marcha para mostrar dos escenas de la historia de la ciudad: la celebración de un torneo con motivo de la boda en 1568 entre Guillermo V y Renata de Lorena, y la danza tradicional de los Toneleros. El carillón consta de figuras de tamaño real y 43 campanas. Por cierto, en la misma torre hay un segundo mirador, este sí, accesible en ascensor.


 

3. El Parque Olímpico

Olympiapark desde el mirador situado en la colina

En 1972 Múnich se convirtió en la sede de los Juegos Olímpicos de verano. Fueron las primeras Olimpiadas celebradas en Alemania después de la II Guerra Mundial y, por eso, a través de la arquitectura de las instalaciones olímpicas se quiso reflejar el espíritu democrático del nuevo país. Hoy en día, el parque olímpico es un espacio ideal para pasear en días de sol y buen tiempo, en el que los niños disfrutarán del espacio verde al aire libre y de la vista del estadio o la piscina olímpica. El lago en el centro ofrece, en temporada de verano, algunas atracciones y la torre olímpica, de más de 290 m de altura, culmina con un mirador espectacular desde el que se puede ver toda la ciudad y alrededores. Depende de la época del año que vengáis, es posible que coincida con alguno de los muchos eventos que se celebran, revisa aquí todo lo que está sucediendo ahora en Múnich.


 

4. El Mundo BMW

Planes Múnich con niños, múnich con niños, bmw welt

BMW Welt. /@miguellglcfoto

Justo enfrente del Parque Olímpico (se pueden combinar las dos visitas en una misma mañana o tarde), este espectacular edificio de arquitectura contemporánea fue inaugurado en 2007. Integrado en el entorno donde la empresa BMW tiene sus oficinas centrales, el museo de la marca y su planta de fabricación, el Mundo BMW (BMW Welt) es un espacio abierto y gratuito en el que podréis admirar los últimos modelos de coches y motos de la compañía. Una visita obligada para fans del motor y un éxito garantizado para niños y jóvenes, que disfrutarán subiendo y tocando los coches y motos más modernos. Además, el edificio, muy agradable de pasear, está equipado con un par de cafeterías donde poder hacer un alto si se necesita.


 

5. El Jardín inglés sobre ruedas

Este parque es espectacular y el pulmón verde más grande de la ciudad, con más de 380 hectáreas de extensión. Es un espacio ideal para recorrer en familia y las posibilidades para hacerlo son muchas: guiados o por libre, en bicicleta, en Rickshaw o, si se prefiere, simplemente a pie. Rodeado de árboles y naturaleza, podréis llegar hasta el lago (y alquilar una barquita o dejar que los niños se diviertan con los patos), conocer la Torre China (mientras disfrutáis de un refresco en el jardín de cerveza que la rodea) o dar un paseo en coche de caballos (saliendo desde la Torre china). El Jardín inglés (Englischer Garten) es uno de los lugares preferidos de los muniqueses, en días de sol y calor, el parque se convierte en el centro de la ciudad: jóvenes jugando a fútbol, familias en bicicleta, amantes del sol con sus hamacas, grupos de amigos haciendo pícnic, aficionados al deporte… ¡hay espacio para todos!


 

6. La ola de surf

Y si ya estáis en el Jardín inglés, no os perdáis la atracción más insólita y una de las más populares de Múnich: la ola de surf. Diariamente, desafiando al tiempo y las temperaturas, un grupo de surfistas profesionales y bien equipados se atreven a practicar su deporte favorito en un estrecho arroyo del río Isar, el Eisbach, a la entrada del Jardín inglés. Preparad el móvil o la cámara porque aquí vais a sacar las fotos y los videos más espectaculares, una atracción inesperada que sorprenderá a pequeños, jóvenes y mayores.


 

7. El Zoo

El parque de Hellabrunn es un zoológico muy especial: fundado en 1911, se encuentra ubicado en una zona de paisaje protegida, en un entorno natural que invita al paseo en contacto con la naturaleza y los animales. Más de 700 especies de todo el mundo, desde leones, serpientes, osos o elefantes, hasta mascotas como ponis y cabras a los que los más pequeños podrán acercarse y tocar. Muy recomendable y accesible en metro desde el centro.


 

8. Los castillos del rey Luis II: Neuschwanstein y Linderhof

Neuschwanstein

El rey bávaro más conocido, Luis II, construyó durante la segunda mitad del siglo XIX dos castillos de cuento, famosos en el mundo entero, que se pueden visitar en una misma excursión de un día. La visita al Castillo de Neuschwanstein y el Palacio de Linderhof son un destino ideal para viajar con niños, disfrutando del paisaje de los Alpes, y sumergirse en la historia de un rey excéntrico, sensible, amante de la técnica, de la poesía de Schiller y la música de Wagner.


 

9. El jardín de cerveza con zona especial para niños

Si viajáis con niños en época de verano, podréis disfrutar de los muchos jardines de cerveza (o biergärten) que la ciudad de Múnich tiene abiertos y aptos para familias. Cuando sale el sol y suben las temperaturas, no hay nada mejor que sentarse al aire libre para disfrutar de una cerveza y un plato de comida bávara. En Baviera, la cultura del biergarten es una de sus tradiciones más logradas. Muchos biergärten son perfectos para visitar con niños, ya que ofrecen una zona adaptada para el juego. Te descubrimos algunos: Taxisgarten (en el barrio de Neuhausen); Hofbräukeller (en el barrio de Haidhausen, tiene también una zona de juego interior para los días de lluvia o más fresco); biergarten en la Torre China (dentro del Jardín inglés, con columpios, un carrusel antiguo y mucho espacio); Hirschgarten (muy cerca del palacio de Nymphenburg y el más grande de la ciudad); Menterschwaige (alejado del centro pero uno de los más bonitos, ¡con barco pirata incluido!).


 

10. El estadio Allianz Arena

El estadio iluminado en tarde de partido

Y para los jóvenes aficionados al fútbol, no puede faltar la visita a uno de los estadios más modernos y espectaculares de Europa: el Allianz Arena. Inaugurado en 2005, actualmente es el campo oficial de uno de los equipos locales, el FC Bayern. El estadio se puede visitar (hay tours guiados en inglés y alemán) y es accesible en metro desde el centro.

Filóloga, editora y guía de Bayern a medida

Deja tu comentario