TOP

Tres dulces de Navidad típicos de Alemania

La repostería casera es una de las aficiones preferidas de los alemanes y, especialmente durante el Adviento y la Navidad, el amasar y hornear dulces es una práctica habitual en todos los hogares. Hay algunos dulces que son muy tradicionales y que no faltan en ninguna mesa, ya sean caseros o comprados, a continuación te presentamos los tres dulces de Navidad más típicos de Alemania:

1. Galletas de Navidad (Plätzchen)

Las hay de múltiples variedades, con mantequilla, mermelada, chocolate, almendras, nueces, coco, mazapán, avellanas, anís o vainilla. La liturgia de hacer galletas de Navidad marca el inicio oficial del Adviento en Alemania. Madres e hijos, abuelos y nietos, padres y amigos…, compartir una tarde haciendo galletas es una de las tradiciones más arraigadas y uno de los pasatiempos preferidos de los niños. Algunas son muy sencillas de hacer, sin embargo, si prefieres ahorrarte el trabajo, las cajitas de galletas navideñas se encuentran en todas las panaderías, supermercados y pastelerías. Las galletas de Navidad son ideales para tomar a media tarde, con una taza de té, ponche caliente o Glühwein, el vino caliente con especias típico de la Navidad alemana. Entre las variedades de pastas más populares, y las que a nosotros mejor nos saben, destacaríamos:

  • las Spekulatius de mantequilla (Butterspekulatius): hechas a base de mantequilla y azúcar, estas deliciosas galletas contienen algunas de las especias más típicas de la Navidad como la canela, el cardamomo y el clavo.
  • las medias lunas de vainilla (Vanillekipferl): son las clásicas galletas de las abuelas, con un toque de vainilla irresistible y una consistencia suave que hace que se derritan en la boca al primer bocado. 
  • las estrellas de canela (Zimtsterne): jugosas por dentro y tiernas por fuera, estas galletas combinan de maravilla el sabor de las almendras, la canela y el azúcar. 

2. Galleta o torta de jengibre (Lebkuchen) 

Lo más característico de la galleta de jengibre es su consistencia densa y el intenso aroma a Navidad que desprende. Los ingredientes principales de este dulce alemán son las especias típicas navideñas: canela, anís, cardamomo, jengibre, cilantro, nuez moscada y clavo. Tradicionalmente el Lebkuchen se endulza con miel y contiene poca agua, leche y grasa, por eso es posible conservarlo durante mucho tiempo. Los hay de muchas variedades y casi cada panadería tiene su propia receta. Una de las más populares, y denominación de origen protegida, es el Lebkuchen de Núremberg, producto estrella del tradicional mercadillo de Navidad de esta ciudad bávara al norte de Múnich. Este dulce clásico, con más de cinco siglos de historia, se disfruta en todos los hogares alemanes acompañado de una bebida caliente y alrededor del árbol de Navidad. Además, es protagonista de uno de los cuentos clásicos de los hermanos Grimm, Hansel y Gretel: dicen que la casa de la bruja del bosque estaba hecha de Lebkuchen y golosinas.

Lebkuchen en el mercadillo navideño de Núremberg. /@jordi_orts

3. Pan dulce de Navidad (Christstollen o Stollen)

Probablemente el dulce navideño de mayor tradición en Alemania, el Stollen tiene forma de pan alargado y está hecho con levadura, mantequilla, fruta, almendra y muchas pasas. El Stollen simboliza la forma del niño Jesús en pañales, por eso su aspecto exterior es blanco, completamente cubierto de azúcar glas. El Stollen es un dulce muy sabroso, aromático y que sacia enseguida. El origen de este pan dulce se remonta a la edad media y el más conocido y tradicional es el elaborado en Dresde. En el mercadillo navideño de esta ciudad, capital del estado de Sajonia, se vende el Stollen auténtico, con denominación de origen reservada y sello de garantía. La elaboración de este pan de Navidad es laboriosa, no apta para principiantes, y en sus muchas variedades se hace relleno de mazapán, frutas confitadas, almendras, nueces o semillas de amapola. Una vez amasado y horneado, el Stollen necesita un tiempo de reposo largo antes de ser consumido y se debe guardar en un sitio fresco y sin humedad. Al probarlo por primera vez, el Stollen puede resultar algo seco, por eso te recomendamos que lo acompañes con una taza de Glühwein, sin duda, el auténtico sabor de la Navidad. 

Los dulces de Navidad típicos de Alemania podrás disfrutarlos en todos los Mercadillos de Navidad, si te apetece leer un poco más sobre esta tradición, aquí te dejamos algunos posts de Muniqueando relacionados: Mercadillos de Navidad, Mercadillos navideños de Múnich.

Felizmente afincada en Múnich con su familia, Raquel es licenciada en Filología. Su trayectoria profesional ha estado siempre vinculada al mundo de la edición editorial, tanto en España como en Alemania, hasta que descubre el apasionante mundo del turismo. Se mueve con soltura por Baviera en general y Múnich en particular, donde es fácil encontrarla guiando en alguno de los palacios construidos por los Wittelsbach. Es guía oficial de Múnich y socia en Bayern a medida.

Deja tu comentario