TOP

El coronavirus obliga a posponer a 2022 la Pasión de Oberammergau

Debido a la actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del coronavirus, la administración del distrito de Garmisch-Partenkirchen, a la que pertenece el municipio de Oberammergau, ha decidido aplazar la función de la Pasión prevista para 2020. La nueva fecha del estreno es el 21 de mayo de 2022.

Frases como “la seguridad y la salud son lo primero” o “esta es una decisión dura de tomar” se repitieron durante la conferencia de prensa realizada hace unos pocos días delante del mismo teatro de la Pasión. El propio director artístico de la obra, Christian Stückl, no podía contener las lágrimas al dirigirse a sus vecinos: “no cancelamos, solo posponemos”. El rapidísimo desarrollo del coronavirus y el peligro de infección asociado, ha hecho que sea inevitable el aplazamiento. Con caras serias y mucha emoción, los habitantes de Oberammergau recibían una noticia que rompe con la ilusión de muchos meses de preparativos y que tendrá un impacto importante para todo el pueblo, no solo para los participantes, sino también para los restaurantes, comercios, alojamientos y artesanos locales.

Una tradición con casi 400 años de historia

La primera función de la Pasión escenificada en Oberammergau se remonta al año 1634. Tras largos años de continuas epidemias de peste, y para evitar ser contagiada, la población de Oberammergau hizo una promesa: el pueblo entero representaría la Pasión de Cristo cada 10 años si nadie más moría de peste. Los ruegos de Oberammergau fueron escuchados y su deseo se hizo realidad: la peste pasó de largo y Oberammergau ha ido cumpliendo su promesa desde entonces y hasta hoy. 

Trabajos de confección del vestuario para la próxima Pasión. / ANDREAS STÜCKL – PASSIONSPIELE OBERAMMERGAU

En 2020 no será posible repetir la tradición de la Pasión pero esta no es la primera vez que la obra se cancela. Hace justo 100 años, en 1920 y debido a las secuelas de la Primera Guerra Mundial, la obra fue aplazada hasta 1922. La Segunda Guerra Mundial hizo imposible su representación en 1940 y todavía una tercera vez, en 1770, la Pasión fue suspendida, objeto de una prohibición oficial.

Oberammergau es un pueblo de más de 5.000 habitantes ubicado en los Alpes bávaros, a unos 90 km al sur de Múnich. Rodeado de montañas y en un precioso valle alpino, Oberammergau es famoso por su artesanía en madera y sus casas con las fachadas pintadas (Lüftlmalerei). Su proximidad a la ciudad de Múnich hace que resulte una excursión de día ideal, que se puede combinar con la visita a los palacios de Neuschwanstein y Linderhof, este último a unos pocos kilómetros de distancia del pueblo. Los palacios son dos de los tesoros arquitectónicos mandados construir por el rey Luis II de Baviera y dos de las atracciones turísticas más visitadas de Baviera.

Vista panorámica de Oberammergau. / FLORIAN WAGNER – PASSIONSPIELE OBERAMMERGAU

Año de Pasión

Prácticamente todos los habitantes de Oberammergau se implican en los preparativos de la Pasión, ya sea actuando, cantando en el coro o ayudando en la elaboración de decorados y vestuario. Más de la mitad de los habitantes de Oberammergau se suben a un escenario de 45 metros de ancho vestidos con los trajes cosidos especialmente para el espectáculo. Solo los nacidos en Oberammergau, o los residentes en el pueblo desde hace más de 20 años, están invitados a protagonizar el espectáculo. En la edición de 2020 estaba prevista la participación de más de 2000 personas de todas las generaciones, entre ellas unos 500 niños. Jóvenes, mayores, estudiantes, camareros, guardas forestales o empleados de oficina, todos actores aficionados, se juntan para representar los episodios del Evangelio que narran los últimos capítulos de la vida de Jesús: desde la última cena, hasta su muerte, entierro y resurrección.

ùImagen de la Última cena en la representación de la Pasión en 2010. / PASSIONSPIELE OBERAMMERGAU

Los papeles principales de la obra son muy codiciados y suele ser el mismo director, Christian Stückl, quien se encarga personalmente de repartirlos. Cada personaje protagonista está cubierto por dos actores, ya que para una sola persona sería imposible aguantar la temporada entera y el ritmo semanal de funciones. Los artistas y figurantes preparan su caracterización durante meses, a pocas semanas del gran estreno es habitual cruzarse con vecinos del pueblo luciendo barbas pobladas y largas cabelleras, a punto para saltar al escenario.

Christian Stückl liderará de nuevo, por cuarta vez consecutiva, la dirección artística de la 42ª edición de la Pasión. Nacido en Oberammergau en 1961, Stückl reconoce haber crecido en una familia implicada desde siempre en la obra y recuerda haber asistido de niño a múltiples ensayos junto con su abuelo. La representación de la Pasión es para Stückl y sus colaboradores un encargo especial, una función viva en el tiempo que ha ido evolucionando y transformándose a lo largo de los años. Hoy más que nunca, su objetivo es contar la misma historia de la forma más actual posible. Y en 2022 volverán a hacerlo.

La Pasión de Oberammergau se prepara para ser interpretada a lo largo de casi 5 meses y en más de 100 funciones. El teatro cuenta con capacidad para unos 4700 espectadores y cada edición consigue agotar las entradas. Durante los meses de función, medio millón de personas de todo el mundo visitan Oberammergau, es entonces cuando el pueblo vive su momento de máxima ocupación.

Oberammergau 2022

Si ya habías comprado entradas para la representación de este año, la organización ofrece dos posibilidades de reembolso: a partir del 6 de abril los tickets de 2020 podrán cambiarse por una reserva en 2022. Otra opción es cancelarlos y recibir el reembolso del precio de compra. Toda la información al respecto podrás encontrarla en la web de la Pasión.

El próximo estreno se hará esperar y serán necesarios dos años para volver a organizar el evento. Sin embargo, con más ilusión que nunca, a partir del 21 de mayo de 2022, Oberammergau vivirá de nuevo por y para la Pasión.

Felizmente afincada en Múnich con su familia, Raquel es licenciada en Filología. Su trayectoria profesional ha estado siempre vinculada al mundo de la edición editorial, tanto en España como en Alemania, hasta que descubre el apasionante mundo del turismo. Se mueve con soltura por Baviera en general y Múnich en particular, donde es fácil encontrarla guiando en alguno de los palacios construidos por los Wittelsbach. Es guía oficial de Múnich y socia en Bayern a medida.

Deja tu comentario