TOP

Forschungs Brauerei: cerveza sin envoltorio

Nos repiten hasta la saciedad que las marcas de cerveza de Múnich son seis. Pero hay vida más allá de los seis gigantes: Forschungs Brauerei es un ejemplo, uno más, de fabricación de birra artesana, y buena, en la ciudad.

Logo

Logo. /WEB


Prácticamente integrada en el mercado de Viktualienmarkt, muy pocos saben de la existencia de un pequeño local que dispensa la cerveza artesana Forschungs Brauerei en el número 10 de la Frauenstrasse.
En realidad, muy pocos saben de la existencia de la Forschungs. Empecemos por el principio, entonces.
Aunque en los últimos tiempos la Giesinger es considerada por muchos la séptima cervecera de Múnich (yo mismo; así sería, de hecho, por producción), el caso es que todavía perdura alguna que otra marca local con mayor recorrido histórico. Es, sin duda, el caso de Forschungs Brauerei, una cervecera fundada en el año 1930 por Gottfried Jakob.
Ubicada en el barrio Perlach y sin demasiada vocación industrial, la empresa ha ido pasando de manos dentro de la familia, hasta que la tercera generación abandonó la actividad en 2010. Un año más tarde, la cervecera cambiaba de propiedad tratando de iniciar un camino de apertura en busca de una mayor cuota de mercado, más allá de la zona sureste de Múnich capital.
De momento, han abierto un pequeño local junto al mercado central, el Marktschänke am Viktualienmarkt. Allí ofrecen sus diferentes cervezas, con la opción de realizar catas, además de unos cuantos platos de gastronomía tradicional bávara.
La 'helles' de la casa

La ‘helles’ de la casa


Para empezar, hay que resaltar que se trata de un bar más bien pequeño, con una docena de mesas disponibles. Enfrente mismo del mercado, pasa algo desapercibido, quizás por su aspecto desangelado.
Sobre la carta de cervezas, lo cierto es que es amplia y no defrauda. Seguramente la suya no sea la mejor cerveza del mundo, pero la helles que ofrecen (sin filtrar) está a la altura de lo que sirven en algunas de las mejores tabernas muniquesas. Espumosa, quizás algo cargada de gas en mi opinión, tiene un toque de amargor nada exagerado que recuerda a las rubias de Giesinger o Augustiner (sin filtrar). Un 4,9% de alcohol.
La etiqueta de la 'helles', así la reconocerás. /WEB

La etiqueta de la ‘helles’, así la reconocerás. /WEB


Sirven además una tipo pilsen, con un 5,6% de alcohol, algo más amarga y densa; una de trigo sin filtrar con idéntico porcentaje de alcohol, o una doble malta: la Gottfried Jakobs, con un 7,6% de alcohol únicamente recomendable para iniciados. Todas estas cervezas, y otras de temporada, las ofrecen en catas en su pequeño local de Viktualienmarkt.
La 'pilsen', en loza; y la negra ('dunkel') de la familia

La ‘pilsen’, en loza; y la negra (‘dunkel’) de la familia


Les falta eso sí, una gama de cerveza sin alcohol. De lo que sí disponen es de algún vino de la zona, para los despistados.
Sobre la carta, ni siquiera la cuelgan en su web; incorpora una docena de especialidades bávaras: schnitzel, asado de cerdo, codillo, salchichas, etc. Material fresco y bien servido. Increíblemente, dada la ubicación del lugar, los precios son especialmente baratos: van de los siete a los doce o trece euros por plato principal.
En líneas generales, el Marktschänke es un local pequeño, y sin demasiado encanto, ubicado en pleno centro, con una atmósfera más bien pobre, que sin embargo aguarda excelentes cervezas y raciones de comida como las de cualquier otra cervecería, o mejores, a precios relativamente bajos. Un lugar a tener en cuenta, bajo mi punto de vista, para todos aquellos que quieran probar otras cervezas. Aquí, el envoltorio es lo de menos.
Más información:
Frauenstrasse 10
www.forschungsbrauerei.de/index.php/marktschaenke
El bar abre de martes a sábado, hasta las doce de la noche. Martes y miércoles, abren a las 15 horas; el resto de días, a las 13 horas.
Por otro lado, el local principal de la Forschungs Brauerei, una aberna tradicional con 250 plazas junto a la fábrica, se encuentra e el barrio de Perlach. Aquí aparecen todos los detalles de interés (en alemán).
Muniqueando: Cervezas de Múnich: un gigante de seis cabezas
Muniqueando: Giesinger, la séptima cervecera de Múnich
Cómo llegar:
S-Bahn líneas 1-8, U-Bahn U3 o U6, Bus 52. Paradas en Marienplatz

Instalado en Múnich en 2011, Jordi (Alcoi, Alicante) es licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Autor del blog Muniqueando y colaborador freelance para varias revistas, ha convertido en profesión su pasión por los viajes (y por Baviera). Es cofundador y guía en Bayern a medida GbR. Docente en la Katholische Universität Eichstätt-Ingolstadt.

Comentarios (3)

  • Pues he visto el local alguna vez pero por A o por B nunca he entrado. Después de leerte lo haré sin duda, pues se echa de menos algo así (sobretodo cuando uno ve los cuestionables modos y altos precios del cercano Der Pschorr 🙂 ).
    Por cierto, parece que la dunkel se te ha colado en la imagen con la etiqueta de la helles :-D.
    También quería comentar que, al menos que yo sepa, “doble malta” es un término puramente comercial que no significa mucho – no es que estas cervezas tengan el doble de malta que las “normales”. El estilo de la Jakobs se llama doppelbock – son bock oscuras y algo subidas de tono. Su representante más famoso y que se dice que es el primero del estilo es la Salvator que sirve Paulaner en el Starkbierfest. Un gran número de cerveceras bávaras tienen una, que suelen producir en invierno (aunque algunas están disponibles todo el año, como la de Andechser, que por cierto está riquísima). Por el sufijo ator reconoceras a la mayoría – aunque la de esta cervecera o la mencionada de Andechser no caigan en ese saco :-).

    reply
      • Perdona, que igual me he explicado mal: me refería a la imagen cuyo pie reza “La etiqueta de la ‘helles’, así la reconocerás”, en la que aparece una etiqueta de una dunkel.
        Respecto a lo que comentas, si, pero bueno, hay decenas de tipos de cerveza que tienen diferentes concentraciones de cebada… pero bueno, que no quería ser pedante ni es que me parezca mal lo de la doble malta 😀 la única razón por la que he hecho el comentario es porque el resto de cervezas si que tenían el estilo un poco más estricto (que oye, también se podrían generalizar con los típicos “rubia”, “tostada” y demás), entonces he pensado que podría resultar interesante. Pero ya veo que es algo que conoces de sobra, así que no digo más 🙂 .
        Nunca había oído lo de Blonder Bock (lo típico es aquello de Heller Bock, que es lo que también recoje la BJCP en su guía de estilos), pero ya me has dejado con la curiosidad y veo que ellos mismos la etiquetan como tal. En fin, la única conclusión posible es que todo eso da igual: hay que probarla 😀 .
        Saludos!

        reply

Deja tu comentario