Bei Mario: la Italia de un migrante napolitano

Uno de los restaurantes italianos clásicos de Múnich, Bei Mario ofrece pizzas de masa fina horneadas a la leña, unos reservados de madera tan kitsch como acogedores, y una ecléctica carta en la que no faltan los buenos vinos. Las pretensiones de tiempos pasados parecen haber quedado atrás, pero sigue siendo una recomendación a tener en cuenta.

pizza_bei_mario

Pizza en Bei Mario

Pizzerías en Múnich hay a montones: son una puesta segura también para el viajero. ¿Por qué? La italiana es una cocina sencilla, con ingredientes frescos, que (a los españoles) nos recuerda a nuestra gastronomía, es económica, fácil de preparar, y de servir… A priori tiene poco misterio, al menos en cuanto a lo que pizza y pasta (lo que se ofrece por ahí) se refiere. Todos parecen ventajas.

En este sentido, bajo mi punto de vista, Bei Mario es una de tantas referencias a tener en cuenta en Múnich, en concreto situada en el distrito universitario de Maxvorstadt. Se trata de un clásico en la ciudad de la cocina italiana, un local grandote, setentón, frecuentado por italianos, universitarios, y algunas familias y hombres de negocios que acuden, entre semana, en busca de uno de sus reservados.

Sobre la carta, muy apetitosas son sus pizzas de estilo napolitano preparadas en un horno de leña, con masa fina y suficiente tomate como para disfrutarlas. No son baratas (de 9 a 17€), pero uno las paga gustosamente.

Pero, ni mucho menos, son lo único que ofrece su menú, especialmente variado. Este incluye todo tipo de pasta italiana, así como risotti y opciones de carne, pescado y marisco. También antipasti, con verduras asadas entre otros. Quizás demasiado…

Los que conocen este local desde lejos, suelen comentar que cualquier tiempo pasado en Bei Mario fue mejor. Los que no hemos conocido otra cosa (más que lo que hay ahora), no echamos nada en falta. Nos basta con lo que hay, aunque es cierto que se respira cierto aire de „local con pretensiones venido a menos“.

Sobre el servicio que tienen es, a menudo, algo estrambótico, muy napolitano, por así decirlo (camareros poco estresados que te cuentan su vida, por ejemplo). Es lo mínimo, Mario Gargiulo, padre de la criatura, es un napolitano emigrado en 1959.

En cuanto al local, no sabría decir si los abundantes reservados forrados de madera, las múltiples pinturas de paisajes italianos, y el mobiliario de otro tiempo son un exceso de horterismo, o, por el contrario, es lo que otorga carácter al restaurante. Seguramente ambas cosas sean ciertas.

A modo de cierre, dos apuntes a tener en cuenta: a la mesa de Bei Mario se sientan italianos, de los de Italia, a comer comida italiana a la que no hacen ascos; si vais a propósito a comer a Bei Mario seguramente os sepa a poco, o a viejo, pero si pasabais por allí y entráis a comer, seguramente salgáis bien contentos. Aviso para navegantes.

Más información:

Adalbertstrasse 15

www.ristorante-bei-mario.de

Abierto todos los días de 11:30 a 00:30 horas

Valoración en Tripadvisor de Bei Mario

Cómo llegar:

U-Bahn U3, U6. Parada en Universität

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: