TOP

Pardi: vida (turca) más allá del döner

Restaurantes turcos, como griegos, hay miles en Múnich. La mayoría nos quedamos con los rulos de carne barata dando vueltas en un asador mecánico, pero hay mucho más. El restaurante Pardi, un buen ejemplo en el refinado vecindario de Neuhausen.

Logo

Logo


Llevábamos meses pensando en romper la asociación mental interna entre comida turca y rollo de döner kebap, así que nos apresuramos a buscar un restaurante de comida otomana en el que poder almorzar plácidamente. Mil y una veces habíamos pasado por delante de la puerta del Pardi, en una elegante esquina a cien metros de la estación de metro de Rotkreuzplatz –y a otros tantos de nuestra propia casa–. Normalmente figura abarrotado, así que decidimos empezar por aquí.
De entrada, el Restaurante Pardi ofrece un ambiente informal aunque en consonancia con el vecindario, una especie de hermano menor del Schwabing contemporáneo. Una criatura a caballo entre el pijerío y el hipsterismo muniqueses.
Aunque el ambiente tiene un toque oriental, uno no adivina que ha entrado a comer en una casa de comidas turcas hasta que no consulta la carta. Ecléctica, presenta un montón de especialidades a base de verduras y carnes. En este sentido, ya de entrada resulta un placer poder encargar un plato a base de ingredientes como el cordero o la berenjena, dos básicos para un mediterráneo casi inexistentes en los menús de la ciudad.
'Kebap' a base de cordero, berenjenas y salsa de tomate

‘Kebap’ a base de cordero, berenjenas y salsa de tomate


Una vez llegado el plato a la mesa, el resultado es convincente. De hecho, los principales son enormes, están bien cocinados y debidamente presentados. Además, los acompañan de delicioso pan tradicional y abundante guarnición.
Si hay que ponerle un pero al asunto, quizás es el económico, pues sin tratarse de un restaurante especialmente sofisticado, cuesta hallar una referencia por debajo de los 15 euros. Comprensible, eso sí, si tenemos en cuenta que la mayoría son a base de carnes “raras”.
El tema del bolsillo, en cualquier caso, tiene remedio para los visitantes de mediodía, ya que ofrecen un menú por menos de 10 euros hasta las tres de la tarde, que incluye una pequeña ensalada, un principal a elegir entre dos, y un postre.
De entrada, una ensalada de hoja y pan, delicioso pan

De entrada, una ensalada de hoja y pan, delicioso pan


Sobre la bebida, disponen de una pequeña carta de vinos, la mayoría mediterráneos, solo un par turcos. La cerveza es Hohenthanner, una pequeña cervecería bávara de gestión familiar. Sin ser descomunal, se deja beber tranquilamente.
Birra de la casa

Birra de la casa


Rematando el asunto por el servicio, los camareros tienen oficio, que ya es mucho decir en Múnich. No les van a dar un premio a la simpatía, pero en esta ciudad no hay muchos que lo merezcan.
En líneas generales, si el Pardi está siempre a tope es por algo: es un local muy apetecible y sirven comida turca con mucha dignidad. Si además el precio fuese algo más ajustado, pues ya sería la monda.
Más información:
Volkartstrasse 24
www.pardi-restaurant.de
Todos los días de 9 de la mañana a 1 de la madrugada
Cómo llegar:
U-Bahn. U1, parada en Rotkreuzplatz (salida Volkartstrasse)

Instalado en Múnich en 2011, Jordi (Alcoi, Alicante) es licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Autor del blog Muniqueando y colaborador freelance para varias revistas, ha convertido en profesión su pasión por los viajes (y por Baviera). Es cofundador y guía en Bayern a medida GbR. Docente en la Katholische Universität Eichstätt-Ingolstadt.

Comentarios (1)

  • Montse

    Vaig estar fa pocs dies a Rotkreuzplatz, al Taxisgarten i a menjar gelat a Sarcletti! Uns 10 dies molt divertits a Munic!

    reply

Deja tu comentario