TOP

Glühwein, el vino que calienta el Adviento

Hay varias especialidades gastronómicas alrededor de los mercadillos navideños bávaros, algunas más tradicionales que otras, pero sin duda el glühwein juega un papel central. Eso sí, hay que saber dónde elegir, tanto el precio como la calidad pueden variar enormemente.

Taza de vino ardiente, en el mercadillo de Salzburgo

Taza de vino ardiente, en el mercadillo de Salzburgo

Con los termómetros normalmente por debajo de cero grados durante el Adviento, es lógico que el glühwein sea uno de los principales reclamos para los visitantes de los mercadillos navideños.

En estos weihnachtsmärkte de Múnich, como en el resto de Baviera y Alemania, afloran por todas partes los puestecillos que dispensan vino caliente, si bien es esencial elegir el lugar correcto, preferentemente un sitio que elabore su propio brebaje (algo difícil hoy en día) y cuyos precios no nos hagan lamentar a posteriori el haber pagado una fortuna por un vino peleón demasiado azucarado.

Tal y como publicaba en 2012 el tabloide Bild, el Christkindlmarkt de Marienplatz (Múnich) es el mercadillo navideño donde más se cobra de Alemania por un vaso de vino caliente. En concreto, el año pasado fueron 3,5 € (más depósito por el envase), mientras que en Erfurt, el otro extremo, el mismo producto se vendía por exactamente la mitad de precio. Al respecto, cabe señalar que existen puestos y puestos en Múnich, donde también es posible pagar precios más razonables.

¿Glühwein?
Literalmente vino ardiente, el glühwein es algo más que vino humeante servido en lozas de porcelana que nos calientan las manos durante el frío diciembre alpino. Bien preparado puede llegar a ser una delicia, tal y como explica maravillosamente Liliana Fuchs en el blog Directo al paladar.

En realidad, la calidad del vino (normalmente tinto) es fundamental, pero también la cantidad de azúcar que se le añade o el proceso de calentado que se sigue. La guinda del pastel la constituyen añadiduras como corteza de limón y naranja o especias que van desde la nuez moscada a la canela.

Por cierto, y aunque este post está centrado en los mercadillos, se trata de una bebida tradicional que se bebe en la zona de los Alpes, como en otros lugares del centro y norte de Europa, durante el Adviento y la Navidad. En Italia, por ejemplo, es habitual hacer la mezcla con vino blanco, mientras que en los países escandinavos se elabora añadiendo vodka.

Instalado en Múnich en 2011, Jordi (Alcoi, Alicante) es licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB). Autor del blog Muniqueando y colaborador freelance para varias revistas, ha convertido en profesión su pasión por los viajes (y por Baviera). Es cofundador y guía en Bayern a medida GbR. Docente en la Katholische Universität Eichstätt-Ingolstadt.

Comentarios (4)

  • ¿Algún puesto recomendado o en todos la calidad/precio es similar? El 20 estamos por ahí.

    reply
  • deigote

    Y para los amantes de la cerveza belga, entre los que me incluyo :-D, o los que simplemente quiera probar algo diferente, se puede encontrar un puesto en el mercado de la Residenz que sirve glühbier (además no cualquiera, la Liefmans Glühkriek).

    reply

Deja tu comentario