La Baracca

Más que correcto en la cocina, sorprendentemente ajustado en los precios, Baracca sobresale más bien por su estética sofisticada y su servicio, a la última. Al entrar, el cliente recibe una tableta para consultar la carta y encargar la comida.

El comensal encarga la comida con una 'tablet'

El comensal encarga la comida con una ‘tablet’

Un fijo en todas las publicaciones especializadas en restauración y diseño que hablan de Múnich, la Baracca es ciertamente una de las mejores elecciones para comer pasta en la capital bávara.

Lo realmente imprescindible, la comida, quizás no sea lo mejor de la Baracca, si bien tampoco se puede considerar un punto débil. Se podría decir que la carta es extensa e incluye antipasti, platos de pasta, pizzas, pero también carnes a la brasa. Bien preparados los entrantes, finísimas las pizzas, diversas las raciones de pasta, todos los platos están cocinados y presentados con esmero. Por si fuera poco, los precios son menores de lo que uno puede pensar antes de cruzar la puerta. Si hay que apuntar alguna debilidad, las raciones parecen cronometradas con precisión, por lo que las cantidades quedan algo escasas.En cuanto a la bebida, incluyen una extensa selección de vinos que se pueden tomar por copas o por botellas. También espumosos, aunque en este caso los precios sí que se disparan.

Por otro lado, el ambiente y la decoración de la Baracca en Múnich son realmente fabulosos, especialmente para pequeños grupos, celebraciones en familia o cenas en la intimidad en un escenario a medio camino entre el toque informal de una pizzería y el estilo sofisticado de un restaurante metropolitano. Las mesas están separadas por compartimentos, lo que hace que el local resulte familiar a pesar de sus grandes dimensiones.

En cuanto al servicio, sin valorar el resultado, cabe apuntar que es sumamente innovador. Al entrar, cada comensal recibe una tablet en la que aparece toda la carta. Tras su activación y consulta, el cliente la usa para encargar la comida. Disponen de un elenco de camareros cuya función es atender al cliente al dictado de la aplicación informática. Es decir, traen y recogen bebidas y comidas, o bien ayudan a resolver dudas entre la clientela.

En resumen, la Baracca es un italiano sofisticado, original e innovador ubicado en el barrio de Maxvorstadt, no demasiado lejos del centro y la Estación Central de Trenes. Lo mejor y lo peor de la casa responden al hecho de que se trata de una pequeña franquicia en expansión por Alemania.

Canelones de espinacas en 'la Baracca'

Canelones de espinacas en ‘la Baracca’

Sección de vinos en 'la Baracca' para elegir por copa, usando una tarjeta personal para el pago

Sección de vinos en ‘la Baracca’ para elegir por copa, usando una tarjeta personal para el pago

 

“Italiano sofisticado, original e innovador”

Más información: 

Maximiliansplatz 9

Web de la Baracca

Todos los días de 11:30 a 01 horas

Cómo llegar:

S-Bahn líneas 1-8, U-Bahn U4 o U5. Parada en Stachus. U-Bahn 03 o U6; U4 o U5. Parada en Odeonsplatz. En ambos casos hay que caminar unos minutos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: